domingo, 13 de abril de 2008

LA NUEVA LINEA DEL METRO DE SANTO DOMINGO

SEGUNDA ETAPA COSTARÍA US$2,250 MILLONES
Experto advierte usan mecanismos primitivos en estudios suelo Metro
Pilar Moreno - 4/13/2008



Las exploraciones del suelo para la segunda línea del Metro también se realizan en Los Alcarrizos.

SANTO DOMINGO.- El geólogo Osiris de León advirtió ayer al gobierno que se usan sondeos mecánicos “rudimentarios y primitivos” que fueron utilizados hace 50 años y descontinuados, para realizar los estudios de suelo para construir una segunda línea del Metro de Santo Domingo.
Señaló que esa metodología provocó que el costo de la primera línea se disparara en más de RD$1,000 millones, además de que representa un grave peligro para los ciudadanos y la duración de la estructura.


Consideró que una segunda línea del Metro costará al país más de 2,250 millones de dólares, tomando en cuenta que una estructura de esa naturaleza cuesta cerca de 100 millones de dólares por kilómetro.

Estimó que una nación como República Dominicana, que carece hasta de pupitres para los estudiantes y de camas para los enfermos, no pueda darse ese lujo.

El especialista afirmó que el Gobierno y la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) no han puesto en funcionamiento la línea de trenes que se extiende desde Villa Mella hasta La Feria, porque no están seguros del comportamiento del subsuelo y temen que el exceso de carga o un fuerte temblor de tierra provoque daños significativos en esa costosa estuctura.

“Ellos no tienen ninguna seguridad sobre el comportamiento de esa obra. Cada vez que hemos preguntado de manera pública cuál es la aceleración expectral esperada en el suelo de Villa Mella o de la calle Correa y Cidrón en caso de un terremoto, la respuesta ha sido no sabemos, porque no hicieron ese estudio”, expresó.

Las autoridades iniciaron los estudios para la construcción de una segunda línea del Metro, que tendría una extensión de 22.5 kilómetros, desde Los Alcarrizos hasta el poblado de San Luis, pero De León afirma que esas mediciones arrancaron por la tercera y última fase. “Los sondeos mecánicos siempre representan la tercera etapa de un proceso de estudio de suelo para una línea de metro”, significó, al ser entrevistado a través de la línea telefónica.

Agregó que “la primera etapa consiste en hacer la cartografía geológica del tramo y la segunda es hacer una zonificación geofísica del tramo, mediante georeceptividad eléctrica o mediante refracción sísmica”.

“Y entonces, los lugares previamente sonificados son los escogidos para emplazar los sondeos”, afirmó, hablando desde Estados Unidos, donde viajó para participar en un congreso de Geofísica, donde científicos de diferentes partes del mundo pasaron revista a las nuevas tecnologías de exploración de suelo en Estados Unidos, Canadá, Europa y otras naciones.

De León precisó que “en cambio, ellos (las autoridades) hacen el sondeo como única vía de identificar el suelo”. Consideró que esa “improvisación” es peligrosa, porque en el proceso de construcción los ingenieros pueden encontrar una caverna, un suelo blanco o una zanja sujeta a deslizamiento.

Explicó que una situación semejante provocó serios inconvenientes durante la construcción del metro de Villa Mella, específicamente, al norte de la avenida Nicolás de Ovando, frente a la universidad Apec, en la calle Correa y Cidrón y en la avenida Máximo Gómez, frente a la calle Juan Sánchez Ramírez.

El geólogo Osiris de León opinó ayer que debido a la “improvisación” que caracterizó la construcción del Metro Villa Mella-La Feria, el Gobierno tuvo que invertir RD$700 millones de pesos más de lo presupuestado, con la colocación de 16 pilotes debajo de cada una de las 155 pilas centrales existentes al norte de la avenida Nicolás de Ovando, para corregir las fallas de suelo encontradas en el lugar.

Señaló que también en el tramo de la Correa y Cidrón las autoridades gastaron más de RD$500 millones por encima de lo previsto. “Me di cuenta que están repitiendo en la segunda línea la misma metodología que utilizaron para para la línea uno del Metro, lo que indica que no aprendieron de los errores que cometieron y eso, naturalmente, se va a reflejar en sobre costos, que los paga finalmente el pueblo dominicano, pero en riesgo para la obra”, significó.LOS COSTOSEl geólogo Osiris de León opinó ayer que debido a la “improvisación” que caracterizó la construcción del Metro Villa Mella-La Feria, el Gobierno tuvo que invertir RD$700 millones de pesos más de lo presupuestado, con la colocación de 16 pilotes debajo de cada una de las 155 pilas centrales existentes al norte de la avenida Nicolás de Ovando, para corregir las fallas de suelo encontradas en el lugar.

Señaló que también en el tramo de la Correa y Cidrón las autoridades gastaron más de RD$500 millones por encima de lo previsto. “Me di cuenta que están repitiendo en la segunda línea la misma metodología que utilizaron para para la línea uno del Metro, lo que indica que no aprendieron de los errores que cometieron y eso, naturalmente, se va a reflejar en sobre costos, que los paga finalmente el pueblo dominicano, pero en riesgo para la obra”, significó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

El administrador se reserva el derecho de publicar los mensajes